Entrevistamos a Liliana Ávalos, ella es bachiller en Artes Plásticas y Visuales por la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes de Lima. Cuenta con siete exposiciones individuales, entre las que destacan “El hogar como patria” en Bruno Gallery y “No se gana, pero se goza” en Fundación Euroidiomas. Ha participado en diversas exposiciones colectivas tanto en Perú como en el extranjero, entre las que resaltan “Cordis. Emblema del Barroco Americano” en el Centro Cultural España y en la Casa de las Américas, y “Hilos que resisten, hilos que subvierten. Identidades, memorias y cuerpos en el arte textil” en el Centro Cultural Británico. Su obra forma parte de colecciones como Fundación Euroidiomas, Museo de San Marcos y Museo del Grabado ICPNA. Edita el Taller de Serigrafía y Diseño Taller Cono Norte. Su producción abarca el registro fotográfico, el grabado, la escultura, el video experimental, el textil y la investigación en técnicas ancestrales. Sus registros urbanos buscan rescatar el trabajo arduo del día a día de la gente, tocando temas como identidad, territorio, nación, migración. Su interés visual va en relación con el contexto y la rutina. Esto fue lo que nos dijo.

¿Cómo se describe la esencia de tu exposición “Sin Edición Urbana”?

Es muy interesante porque básicamente esta “falta de conocimiento” sobre la edición misma de hacer videos, esta suerte de azar con la que he trabajado, la enlazo justamente con la idea de que vivimos en esta ciudad de una manera no editada, vivimos así, de esa manera. Me encantó verlo desde ese punto de vista.

Nuestra ciudad es muy caótica, ¿cómo fue crear esta muestra virtual a partir del caos?

Es difícil no pensar que nuestra ciudad es caótica. Todo el tiempo lo es, desde que vemos las noticias, desde que salimos a trabajar y cruzamos la ciudad de punta a punta. Es un caos visual y de la vida misma, como si solo hubiera vitalidad en el trajín de buscarse el sustento diario. Es una peripecia a diario, y encima se agregan nuestros problemas sociales. Realmente es un verdadero caos. Entonces, ver en todo ese barullo una luz creativa es lo máximo. Me valgo de todo este caos para crear.

¿Nos podrías contar un poco sobre el proceso creativo de la muestra?, es decir ¿cómo fue grabar los audios?, ¿ya tenías en mente qué grabar o se fue dando espontáneamente?

Los videos son creados de forma muy espontánea e intuitiva en el día a día. Constantemente registro sonidos e imágenes urbanas cuando siento que debo capturar ese momento, ya sea caminando, en el carro, el bus, etc. Estoy siempre a la expectativa. Me encanta observar la calle y a las personas, es como una alimentación increíble para mi proceso creativo. Por ejemplo, dentro del bus miro fijamente a las personas, a través de la ventana miro las casas, estoy constantemente registrando. Luego, cuando llego a casa, poco a poco voy editando esos sonidos e imágenes que recopilé, jugando bastante con el azar y el movimiento que incluso le doy a las tomas. Hay todo un proceso que se ha ido desarrollando con el tiempo, donde los videos tienen un efecto como si estuvieran desdibujados, se ponen abstractos. En ocasiones distorsiono adrede los rostros de las personas por respeto y privacidad. Aunque la imagen no se vea nítida, se entiende el contexto. También me resulta muy rico ir registrando en los buses toda esa cantidad de sonidos -personas hablando, música ambiental, vendedores- que luego recreo y transformo. Es un constante proceso intuitivo y espontáneo de observación urbana y edición creativa de ese caos.

¿Puedes hablarnos sobre alguna obra específica de tu muestra que consideres especialmente significativa? y ¿qué mensaje quieres transmitir a través de esta obra?

Sí, mira, específicamente la primera, que es la que se me viene a la mente, del cerro La Milla yo intervengo esta imagen digitalmente, pero me ha servido para diferentes obras donde toco el tema de la migración, porque es un espacio bastante significativo hecho de gente migrante. Incluso hay un sonido que lo cojo, que justamente es de una persona tocando el violín en el micro. Para mí esa es una de las piezas más significativas de esta serie que he presentado. Yo podría decir que todo el conjunto de obras se hila de alguna manera, porque el hilo conductor son estos personajes que de alguna manera representan esa fuerza trabajadora y va por ahí esta intención. En mi trabajo siempre está presente esta intención de no ser indiferente, de sentir empatía.

Hablando en general, no solo de esta muestra sino de tu proyección como artista, ¿cuál es el mensaje principal que deseas comunicar a través de tu arte?

Una de las cosas que tengo muy presente en mi obra, hablando de lo último que justamente te mencioné sobre ser más empático, es tener cada vez más mi mirada abierta con mi entorno, de no ser indiferente con lo que le ocurre a mi vecino, con lo que está ocurriendo a mi alrededor. Yo creo que eso es muy importante. Y, por otro lado, esta mirada ha ido también de la mano del crecimiento. Por ejemplo, yo tengo una experiencia bonita con los artistas tradicionales, que son los que elementalmente han ido marcando la última línea de mi trabajo, porque ellos tienen claramente una historia muy fuerte de migración y que de una manera moral han ido marcando la última parte de mi obra. Es esta suerte de abrigo que siento al estar cerca de los maestros tradicionales, lo que me hace sentir más cercana a mi entorno.

Por otra parte, queremos saber, ¿qué retos afrontas como mujer artista en el Perú?

Guau, creo que, así como yo, muchas artistas tienen el reto de seguir manteniéndose activas. Como parte de las artistas de mi generación, sé que el reto importante es hacer visible nuestro trabajo y que nosotras tengamos cada vez más esa confianza de visibilizar lo que hacemos, compartirlo y también trabajar en comunidad. He tenido la oportunidad de trabajar en comunidad con el colectivo Trenzando Fuerzas, que hermana a las artistas urbanas y tradicionales para mostrar su arte. Uno de los retos más importantes para las mujeres artistas en el Perú es cada vez ser más constantes y perseverar en nuestro trabajo, hacerlo más visible.

Finalmente, ¿en qué proyectos estas trabajando últimamente?, ¿qué se viene para Liliana?

Se me vienen varios proyectos para el 2024. Puedo mencionar el que se viene ahora, que es con Martín Yepes, donde voy a tener una exposición individual la primera semana de enero y luego una colectiva con Cono Norte. Y por allí otros proyectos más. Así que vamos a tener un año bastante productivo.

Fotografías: Liliana Ávalos

Entrevista: Carina Escudero