DELIVERY GRATUITO POR COMPRAS MAYORES A s/.200

Mini Cart

ENTREVISTA – FRANCO LUDEÑA: “Las cosas no se dan por azar. Si tu quieres algo tienes que ser constante, es como si fueras un deportista de alto rendimiento, porque tienes que ser muy disciplinado con lo que haces”.

Entrevistamos a Franco Ludeña, más conocido en el mundo del arte urbano como Frodowan, él es un joven artista que se dedica a pintar murales, lienzos y hacer grafiti desde hace dieciséis años. Él le dice a toda la gente que quiera dedicarse a este mundo del arte urbano, que el camino es duro como toda carrera. Sin embargo, es muy gratificante si eres perseverante y disciplinado. “Yo trato de pintar desde que me levanto, me quedo pintando hasta las dos o tres de la mañana, para mi esa es la clave, porque quiero ser el mejor del mundo, entonces entreno constantemente, así las puertas se van abriendo. La perseverancia y constancia son lo que necesitan si desean dedicarse a este mundo loco de la muralización y el grafiti”. Esto fue lo que nos contó durante la entrevista.

Fotos: Carina Escudero

¿Cómo empezaste en el arte urbano y qué fue lo que te motivó a continuar en este campo?

Cuando salí del colegio mi primer trabajo fue en una cabina de internet; pero hace mucho tiempo atrás cuando tenía catorce años vi que el estadio de Miraflores, el Manuel Bonilla, tenia sus paredes pintadas de grafitis, eso me causó asombro, fue un gran impacto visual que me dejó marcado. Ahora tengo treinta y cinco años y todavía lo recuerdo.  Entonces, como te decía, me acuerdo que iba a trabajar a las cabinas y me ponía a ver grafitis todo el día, esperaba el día siguiente y seguía viéndolos, al otro día llevaba un cuaderno o block y lápices para poder dibujar las referencias que encontraba. Después de un tiempo conocí a mis compañeros y comencé a pintar con ellos, y así fue como me inicié.

Foto: Carina Escudero

¿Qué influencias has tenido en tu producción artística y cómo la cultura afroperuana se introduce en tus trabajos?

No hay mejores referencias que mis amigas, sobre todo las más cercanas y también mis conocidas. En mis murales puedo usar el cabello de una de mis amigas, puedo usar el gesto de otra de ellas, también algunos detalles físicos del cuerpo como las clavículas marcadas, el cuello un poco largo, etc. Por ejemplo, en el Hospital del Niño hicimos una obra social y a mi me tocó una pared de regular tamaño, entonces hice una niña afro sentada sobre un pajarito, en ese momento mi amiga tenía un dread largo que iniciaba en la nuca, siendo ella afro, tomé esos detalles y los incorporé en el dibujo para mi mural. Pienso que las personas que hacemos arte la inspiración viene de lo que vives, de lo que ves a diario.

Antes de irme al festival Selva, el cuál un amigo me invitó a participar, yo me basaba mucho en los dibujos del estudio Ghibli para hacer mis ilustraciones, pero todo cambió cuando fui a ese festival en la selva porque empecé a influenciarme mucho de lo que vi allí, ya que no estaba en mi zona de confort. Fue en ese momento que me nutrí de lo que estaba a mi alrededor, es decir de la vegetación, los árboles, las flores, etc. Hasta ahora esos elementos contribuyen bastante al crear mis murales.

Foto: Carina Escudero

¿Qué trabajos consideras más importantes en los que has participado y por qué?

Creo que todos son importantes, porque todos los trabajos que haces te enseñan algo, siempre te dejan algo que afinar para que el próximo muro sea mejor que el anterior, esa es mi idea. Obligatoriamente, para mi, el trabajo siguiente tiene que ser mucho mejor que el anterior, en menos tiempo que el anterior, debe tener más elementos, contar con mayor grado de dificultad, si al anterior le puse tres colores, el siguiente tiene que llevar cuatro colores, y así sucesivamente. Entonces, es una presión constante que me impongo para ser mejor como persona y, por ende, con mi trabajo. Por que la competencia es conmigo mismo, necesito mejorar sí o sí para poder trabajar, y así la gente compre mi arte.

Lo de FITECA fue algo de mucha conexión porque no había llevado ningún boceto, las imágenes de un cerro o de una mujer abrazando algo las saqué de internet. Me inspiré en todas las personas que estaban allí, ya sea limpiando, cortando los sardineles, preparando la comida para los artistas en el comedor; esos detalles los he visto muy poco en un proyecto auto gestionado. Entonces, cuando vi eso lo quise representar en un mural que expresara a todas esas personas que quieren su barrio, así cree ese concepto.

Foto: Carina Escudero – FITECA 2022

¿Se puede vivir del arte urbano? ¿Cómo lo haces?

No sé como sería si tal vez hubiera estudiado la carrera de arte, pero es como todo trabajo, es duro, porque aquí no te reconocen como se debería. Tengo dieciséis años pintando, pero cinco años viviendo de lo que hago, y he tenido que trabajar desde chico en cabinas, vendiendo productos naturales, vendiendo marcianos, atendiendo llamadas en call center, en fábricas, etc., se trabaja duro, se toca puertas.

Antes me decía: “si yo soy muy bueno, las marcas, la gente que quiera mi trabajo va a venir a tocarme la puerta y decirme oye quiero esto”, pero eso es mentira. Hace años atrás conocí a un amigo que me dijo: “no cholo, eso no es así, eso es un pensamiento de huevón, la idea es tocar las puertas, tocar y tocar, y si este cliente no te responde, el otro lo hará, y si esta marca no te quiere, te vas con otra, una marca más chica quizás, pero tienes que estar molestando a quienes quieren algún trabajo”, entonces entendí que se va tocando “puertas”.

Cuando tuve una pequeña empresa con dos amigos, ninguno sabía negociar, uno sabía vender y el otro marketing, entonces el que negociaba con los clientes era yo, ajustaba los precios, los esperaba, les escribía, les llamaba, etc. Hasta ahora lo hago para que no se me escape un cliente potencial, le escribo, le llamo, le dejo un merch, ya sea un sticker o un print; esa es mi forma de trabajar porque además de ser el artista soy mi propio jefe, soy el área contable, la de producción, la de marketing, el gerente general, el chofer, etc.; en realidad los trabajadores independientes tenemos que hacer todo.

Es difícil, me da pena decirlo, pero es complicado, quisiera que sea más fácil, más moldeable, no solamente para mi, sino sobre todo para los que también lo quieren hacer y se les hace muy complejo, porque hay muchos chicos que se tiran para atrás, lo menciono porque tengo un tiempo largo pintando y muralizando, y la gente me conoce un poco. Es constancia, perseverancia, ser terco, creo que esa es la clave, ser espeso con tu arte para que las cosas se den poco a poco.

Foto: Carina Escudero
Foto: Bisio Octs

¿En qué proyectos sociales auto gestionados has participado o estás participando?

Una de las cosas más bonitas que hice por mi cuenta y con una amiga de mi promoción que se llama Patricia Díaz, ella es antropóloga, fue hacer unos talleres gratuitos en nuestro colegio que está en el distrito de Magdalena del Mar, Lima. Siendo ella antropóloga dio visitas guiadas en la Huaca Huantille en Magdalena, mientras yo me encargaba de hacer los murales. En ese proyecto nunca buscamos un auspicio, un sponsor o alguna persona que pudiera solventar los materiales, todo salió de mi arsenal, como le decimos, me quedé sin nada de pintura, pero fue bonito, quedamos muy satisfechos porque le dejé algo al colegio en el que estuve toda mi etapa escolar y me dio muchas gratas experiencias durante mi niñez. Entonces decidimos devolverle algo de todo lo bueno que nos entregó, por eso hicimos unos murales con los chicos de la escuela. Me di cuenta que había una niña de siete años con un trazo impecable con el rodillo, con la brocha, con el pincel, eran muy finos, muy firmes y pensé que la educación en el país es deficiente, aquí se pierde un gran talento me dije.

Una persona trata de hacer algo sola, puede hacerlo, pero no puede hacer mucho tampoco, el mismo sistema te limita, es la cruda realidad. Siempre dicen “para que cambie el mundo, uno tiene que cambiar”, estoy seguro que tu puedes cambiar, pero tu no puedes cambiar todo el sistema, es difícil y frustrante luchar solo contra eso.

Foto: Carina Escudero

¿Cómo financias y auto gestionas tus proyectos? Algún número de contacto y/o correo electrónico, ¿lugar dónde puedan adquirir tu arte o contratarte?

Lo gestiono solo, las pinturas, las herramientas, los pasajes, etc. todo sale de mi bolsillo. Es decir, cuando hago un trabajo guardo un porcentaje de dinero destinado para mis pinturas, para mis obras, para mis proyectos personales, para hacer merch como bolsos, tazas, polos y poleras. Otra parte de la ganancia va al proyecto en el que me contratan, se gestiona ahí mismo a partir del presupuesto que le cotizo al cliente. En ambos proyectos, en el auto gestionado y en el pagado voy creando mi portafolio.

Por otra parte, cuando viene un cliente y le muestro mi portafolio y me dice “no, yo no quiero esto o no es lo que estoy buscando”, pienso que debería gustarle porque es lo más reciente que tengo, pero si al comprador no le gusta, entonces lo que hago es hacer una pintura o mural nuevo, para eso pido permiso a las municipalidades o dueños de casas. Sin embargo, siempre es más práctico muralizar fachadas de casas para no tener que hacer tantos trámites con las municipalidades. Cuando lo hago en casas le doy una propuesta a los dueños y si les gusta auto gestiono el mural para meterlo al portafolio, y si no desea la propuesta bueno se busca otra fachada.

Por otro lado, la venta de artículos con mi diseños también ayuda, hago cuadros, tazas, casacas, polos y poleras pintadas a mano. Ahora estoy sacando polos impresos con mis diseños, y así trato de moverme.

Pueden ver todo mi arte y merch en mi Instagram @frodowan mi correo es francoludp18@gmail.com y mi número de contacto es el 932 017 484, por esos tres canales me pueden encontrar.

 

Entrevista y texto: Carina Escudero

@carinaescudero_